Archive for 16 enero 2009

Cuestiones generales sobre el esperanto

16 - enero - 2009

Recibo en una entrada anterior el siguiente comentario de Luis, que reproduczco aquí por comodidad, para no dar el vínculo (en cualquier caso, todos los comentarios de esta bitácora son públicos, así que…):

“Hola, estoy interesado en el ESPERANTO (lo que es noticia, vistos los posts anteriores), sólo me corroe una duda que nadie me contesta:”¿Existe algún certificado español estilo Escuela Oficial de Idiomas que me premiara aprenderlo?”
No puedo dejar de preguntar por otro clásico: “¿existe algún mito que deba saber?”He leído que es apoyada por la masonería, la Iglesia alemana…¿es algo cierto?”

Son cuestiones bastante generales, de manera que las voy a responder en una entrada al efecto, porque pueden ser de interés para el resto de lectores.

En principio, no existen certificados oficiales del estilo de los que puede dar una Escuela Oficial de Idiomas, debido a que no es una lengua definida como oficial en ningún organismo público ni estatal ni autonómico. Muchas de las diversas asociaciones de esperanto españolas realizan cursos para enseñar la lengua. En la mayoría de casos, estos cursos dan la opción de conseguir un diploma, para lo cual se debe realizar un examen. Es costumbre que estos exámenes se realicen como uno más de los actos de los congresos nacionales o regionales de esperanto, que se celebran anualmente, cada año en una ciudad. Estos títulos tienen la validez oficial que pueda concederse a títulos de enseñanza no reglada impartida por asociaciones sin ánimo de lucro.

Si bien, hay asignaturas optativas relativas al esperanto en algunas universidades, o las ha habido, no existe una “filología esperántica” o algo por el estilo. En otros países, se aprende esta lengua en el bachillerato, en algunos centros de enseñanza, pero no suele haber titulaciones académicas oficiales.

Con respecto a mitos sobre el esperanto, debo reconocer que no sabía que existieran mitos sobre esta lengua. Pero, por lo que he estado leyendo, lo que ocurre de verdad es que las personas que aprendemos o hablamos esperanto pertenecemos a culturas tan diferentes, tenemos ideologías tan diversas y pertenecemos a colectivos tan dispares, que uno se encuentra como hablantes de esperanto a científicos, anarquistas, escritores, pintores, economistas, comunistas, conservadores, cristianos, baha’i, budistas, pacifistas… y, bueno, masones, deportistas, cantantes, poetas, ecologistas… Sucede que el movimiento esperantista, que no es otra cosa que difundir la idea del uso del esperanto como una segunda lengua auxiliar internacional, no es incompatible con profesar otro tipo de ideologías o “militancias”.

Esto lo puedo ilustrar con un ejemplo muy simple. Hay muchos católicos en España que hablan castellano. Supongo que la práctica totalidad de los masones españoles hablan castellano. ¿Hemos de suponer, entonces, que la lengua castellana está apoyada y difundida por la jerarquía eclesiástica española y por la masonería? Yo diría que no, que el castellano es un vehículo de expresión que instituciones y asociaciones utilizan para sus fines. El caso del esperanto es idéntico y no caben apoyos “raros” o de corte conspiratorio o político que apoyen su difusión.

No obstante, sí es cierto que si el esperanto ha logrado pervivir 129 años y gozar de gran vitalidad (la wikipedia en esperanto supera los 100.000 artículos, y es la vigésimosegunda más extensa, por ejemplo), ha sido porque, a diferencia de otras lenguas artificiales, ha conseguido rodearse de una ideología y una imagen humanista y pacifista. De hecho esperanto significa en esta lengua, “el que tiene esperanza” y todos los símbolos de la misma usan el verde. La esperanza de la mayoría de los que lo aprendemos es que sirva para mejorar la comunicación entre todos los seres humanos, hablen la lengua que hablen o tengan la cultura que tengan. Quizá, de rebote, un mayor entendimiento del que es diferente acabe con muchas guerras. Quizá no, y seamos unos ilusos. Otros movimientos filosóficos o políticos que compartan esta idea de hermanamiento o de internacionalización, comparten objetivos con el esperanto, y, a veces, han adoptado y difundido éste.

Pero en sí, el esperanto no es más que una lengua flexible y fácil de aprender ideada para ser usada como segunda lengua al hablar con personas cuya lengua nativa sea diferente de la propia, en igualdad de condiciones. Y otros muchos soñamos conque contribuya a un mundo más unido y más justo. Aunque esto a lo mejor no tiene remedio.

Espero haber aclarado sus dudas. Un saludo.