Posts Tagged ‘Literatura’

Crowdfunding de Calles de Chatarra. Un último esfuerzo

20 - marzo - 2013

Devuelvo la vida a esta bitácora para promocionar esta financiación por crowdfunding o micromecenazgo. Esta novela, a la que le quedan por recaudar 463 euros de los 4000 necesarios, fue finalista en el premio Minotauro, lo que ya debería dar una idea de su calidad. Sólo quedan 5 días y con un poco de esfuerzo, la podremos ver publicada.

Podéis apoyarla en el siguiente enlace:

Calles de Chatarra.

Merecerá la pena.

Anuncios

Caballitos en LibroVirtual.org

19 - febrero - 2010

Me he apuntado, a principios de mes a la iniciativa de Libro Virtual con un relato que escribí hace ya muchos años. A los que seáis aficionados a escribir, os invito a que lo leáis aquí:

Caballitos en LibroVirtual.org

Y, también, a que veáis el resto de la página.

Espero que os guste.

Fragmentos literarios… el amor.

20 - noviembre - 2008

“-Buena doncella, ¿qué es lo que queréis?

– Daros de vestir – dijo ella.

– Eso al corazón había de ser – dijo él -, que de placer y alegría muy despojado y desnudo está.

– ¿En qué manera? -dijo ella.

– En que viniendo yo a esta tierra – dijo el Rey – con entera libertad, solamente temiendo las aventuras que las armas ocurrir me podían, no sé en que forma, entrando en esta casa destos vuestros señores, soy llagado de herida mortal, y si vos, buena doncella, alguna melecina para ella me procurásedes, de mi seríades muy bien gualardonada.”

   (Amadís de Gaula, Garci Rodríguez de Montalvo).

    Y es que muchos hombres preferimos la lucha, el peligro de las armas, del riesgo y las aventuras, antes que caer prisioneros de los ojos de una mujer. Más duele el amor que el tajo de una espada.

   El Rey que habla es Perión, enamorado hasta las cejas de Helisena, la hija de otro rey en cuya casa se hospeda, y que acaban cediendo a una pasión prohibida, de la cual nacerá Amadís de Gaula. La doncella es una criada de Helisena, la única, aparte de ella misma, que conoce los sentimientos de su señora.

    Hay cosas que no cambian nunca.